Sebastián Dubarbier, en la previa de Étudiants – Gymnastique: “El famoso folklore del fútbol no debe ir más allá de una carga entre amigos”

Es un personaje especial. Empezó a jugar al fútbol cuando tenía 17 años. Vistió las dos camisetas más importantes de La Plata. Jugó en la Libertadores y la Champions League; también Sudamérica y la Copa de la UEFA. Marcó el primer gol de su carrera con un club rumano. Enfrentó a figuras de la talla de Lionel Messi, Neymar, Zlatan Ibrahimović y Francesco Totti. Se fue joven, a los 34 años, para dedicarse de lleno a la música. A principios de 2022 grabó su primer disco.

Una historia única, llena de aristas espectaculares. Una historia que, en la previa del clásico platense, adquiere más valor del que ya tiene por su propio peso. sebastien dubarbier jugó profesionalmente en las dos grandes diagonales de la ciudad: Gimnasia y Estudiantes. Hace unos años pasó por uno pero se entrenó en el otro. Jugó clásicos en ambos lados: con el lobo, en las divisiones inferiores y en reserva; con Pincha, en primera división. Una voz autorizada para analizar el encuentro del domingo.

“Los clásicos siempre son difíciles y eso nos pasa a los dos. Además, a diferencia de los partidos anteriores, Ambos tienen un presente positivo: son dos buenos equipos, que también obtuvieron resultados”, Dubarbier le dice a LA NACION. Se nota que conoce los detalles. Es una cruz que vivió y también vive en La Plata.

Sebastián Dubarbier, con la camiseta de Gimnasia, época en la que guarda buenos recuerdos de Pedro Troglio;  estuvo en la temporada 2006/07 / Prensa Gimnasia
Sebastián Dubarbier, con la camiseta de Gimnasia, época en la que guarda buenos recuerdos de Pedro Troglio; estuvo en la temporada 2006/07 / Prensa Gimnasia

“Es un gran evento: la ciudad está paralizada y todo el mundo está mirando. Asimismo, en este tipo de enfrentamientos es importante transmitir el mensaje de que el amor a un club no tiene nada que ver con la violencia. Ser apasionado no es pegar o insultar al otro. El famoso folklore no debe ir más allá de una carga entre amigos. Es una pena que no se juegue con los dos fans. El fútbol argentino, cuando estaba presente gente de ambos equipos, era un gran espectáculo; Es una picardía que no entendamos que pasión y agresividad son dos cosas distintas”, dice el ex futbolista.

See also  Centenario del Deportivo Fútbol Club Virginia

Diviértete recordando el pasado. Profundice en los recuerdos y trate de ser específico. Notemos que el Lobo y la Pincha lo marcaron; Tiene impresiones de ambos. No hay mucha gente que haya defendido las dos camisetas y debajo que haya estado contenta por los dos lados.

“Juego porque me ilusiona, pero lo hago con mucha profesionalidad. Lo estoy tomando paso a paso, no me estoy volviendo loco, y el tiempo dirá cómo va”.

“Aunque hoy estoy más ligado a Estudiantes, en Gimnasia tuve una muy buena etapa. Mis años de desvalido y de reserva fueron increíbles, y esos tiempos me dejaron con amigos que todavía veo hasta el día de hoy. Y también agradecí cuando empecé primero, con Troglio: jugué y la verdad es que me sentí bien. Tengo muy buenos recuerdos de Pedro porque me recuerdan a mis inicios y porque no solo es un gran entrenador; el es un chico Cuando me expulsaron, a mí por la vía equivocada, me quedé sin sitio y tuve que pedir que me soltaran porque ni siquiera fui al banco de suplentes”, dijo Dubarbier, de 36 años.

Dubarbier, al otro lado de La Plata, con la camiseta de Estudiantes y celebrando un gol ante Godoy Cruz (2017/18)
Dubarbier, al otro lado de La Plata, con la camiseta de Estudiantes y celebrando un gol ante Godoy Cruz (2017/18)Prensa estudiantil

El recuerdo del Pincha, club en el que jugó temporada y media, está muy fresco: su última aparición con los rojiblancos data de apenas cuatro años. “Ha sido un hermoso momento. La institución me sorprendió mucho con el nivel de sus instalaciones y el cierre fue perfecto porque en mi último partido clasificamos de manera agónica a los octavos de final de la Copa Libertadores”, dice el ex lateral izquierdo y enseguida desarrolla: “Aunque había jugado gimnasia, me trataban muy bien. Creo que me ayudó la forma en que jugaba, corría mucho, me ponía y no rendirse, y esas son características que la afición de Estudiantes aprecia mucho”.

“Pelear contra Messi fue una experiencia inolvidable. Para mí es un orgullo haber intentado marcar a un jugador que es imposible marcar”

Los del Lobo lo querían porque mostró sus virtudes desde el primer momento y porque era un chaval con mucho futuro. Los de Pincha lo adoraban por su tenacidad y su forma de ejecutar el balón parado. Dubarbier, sereno, recorre los dos grandes de La Plata con absoluta naturalidad. Siempre bajaba el precio de la polémica. Nunca ha flaqueado en el respeto que le tiene a los dos clubes de su ciudad: “Jugar en dos equipos que son clásicos y tienen una rivalidad deportiva no es algo habitual, pero lo viví con tranquilidad y en los dos intenté dar lo mejor de mí. Creo que soy un privilegiado”. No se equivoca: es el único futbolista de la historia que ha jugado la Copa Libertadores tanto en Gimnasia como en Estudiantes.

See also  Une entraîneure sportive trouve refuge dans le football pendant que son petit fils se débat à l'hôpital

Y es un privilegiado, también, porque Tuvo el placer de jugar varias veces contra Lionel Messi. En momentos en que la selección y su capitán son un tema nacional, Dubarbier entrega un testimonio que permite medir la importancia de tal figura: “Enfrentarlo fue una experiencia inolvidable. Para mí es un honor haber intentado marcar a un jugador que es imposible de marcar”.

Su viaje futbolístico era cosa del pasado. Hoy, la música lo mueve. “A pesar de que llevo mucho tiempo escribiendo, componiendo y haciendo mi música, hace unos años me di cuenta de que quería mostrar mi propio trabajo; profesionalizarlo”, admite y añade convencido: “Sé que no será fácil tener éxito en el rock nacional y no importa lo que haya hecho como futbolista. Es otra manera; un camino largo pero hermoso.

Grabó su primer disco a principios de este año y los expertos dicen Rompecabezas –así se llama el disco– ya es un éxito. “Juego porque me ilusiona, pero lo hago con mucha profesionalidad. Voy paso a paso, sin volverme loco, y el tiempo dirá cómo voy”, reflexiona. Saba Dúbarcomo se le llama en el negocio de la música.

Un carácter particular y muy plano, como ocurre en cada edición del clásico entre Estudiantes y Gimnasia.

(Visited 2 times, 1 visits today)